Distintas formas para atarse los cordones de las zapatillas de correr

Cada vez son más las personas que salen a correr cada mañana o cada tarde al salir del trabajo, aunque lo cierto es que el running es una actividad mucho más compleja de lo que resulta a primera vista. Lo primero que hay que hacer es escoger el calzado deportivo más acertado y buscar la manera correcta de atarse los cordones. Sí, efectivamente, existen distintas formas para atarse los cordones de las zapatillas de correr y es necesario conocerlas todas para elegir la más adecuada según cada caso.

 

¿Por qué resulta tan importante?

No hace mucho que se comprobó a través de un estudio realizado en la Universidad de Duisburgo, Alemania, que los cordones de las zapatillas de running pueden contribuir a reducir las molestias que puede sentir en un momento dado un corredor, así como aportar comodidad. De ese modo, un tipo concreto de encordonado puede disminuir el riesgo de padecer algunas de las lesiones y molestias más comunes, como son esguinces, ampollas, tendinitis o rozaduras. Cada corredor es diferente y ha de encontrar la lazada que mejor vaya con la anatomía de su pie, de hecho, es importante que se prueben diferentes formas de atar cordones para ir seguros y cómodos.

 

A tener en cuenta

Un rasgo que hay que saber a la hora de elegir la atadura perfecta es el tipo de pisada, entre supinadora, neutra o pronadora. También es importante tener en cuenta otros condicionantes que forman parte de la anatomía de cada pie, como el hecho de tener el arco del pie más elevado o el pie más ancho o estrecho.

De todas formas, su efectividad también depende de otros factores basados en el propio calzado, como el material del cordón o el número de orificios. Lo que está claro es que el calzado debe ir bien sujeto para evitar rozaduras, teniendo en cuenta que, con el esfuerzo y la temperatura, el pie se va hinchando. Por ese motivo, lo ideal es volverse a atar los cordones a mitad de camino o de carrera.

 

Tipos de problemas y de lazadas

Los dedos de los pies han de moverse libremente y por eso resulta conveniente escoger un calzado confortable que no sea ni demasiado pequeño ni demasiado ancho. Sin embargo, puede suceder que el talón esté suelto y baile un poco hacia arriba cuando el deportista comience a correr. En este caso, hay que empezar a atar los cordones desde abajo, siguiendo el clásico zig-zag, y terminar en la parte exterior para deslizar los extremos del cordón entre los dos ojales finales para hacer la correspondiente lazada.

Sufrir dolor en el empeine puede ser el resultado de un puente arqueado. Para aliviar la tensión hay que proporcionar un espacio de maniobra superior. Lo que hay que hacer es comenzar desde abajo, sin que sea necesario cruzar los cordones desde el principio, hasta terminar haciendo un zig-zag normal.

Cuando el pie es ancho hay que aflojar el zapato y conceder al pie mayor espacio. La mejor forma de hacerlo es comenzar haciendo el clásico zig-zag para continuar saltándonos una fila de ojales cada vez.

Cuando el pie es estrecho hay que sujetar bien el pie y para ello empezamos como siempre, desde abajo, pasando el cordón de un ojal hacia el de enfrente e introduciendo el cordón hacia el siguiente ojal sin cruzarlo, simplemente por debajo. A continuación hay que hacer un zig-zag corriente hasta arriba.

Puede ser que el corredor sufra un sobrecalentamiento en la parte del metatarso, incluso puede ocurrir que sufra ampollas. Pues bien, la mejor técnica consiste en hacer una sobrelazada en la parte central para sujetar mejor la zona conocida como mediopie. A decir verdad, resulta una técnica más complicada que el resto, pero sí muy efectiva.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR
Ocultar
¡CONTACTA
AHORA!

Contacta con nosotros

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono (requerido)

Localidad

Consulta

Nuestras Clínicas no responden a consultas de tarifas por correo electrónico

"Al hacer “Clic“ en el Botón “ENVIAR” la usuaria declara haber leído y estar de acuerdo con las condiciones expresadas en el “AVISO LEGAL” y la “POLÍTICA DE PRIVACIDAD” de la presente Web."